Pavo de acción de gracias

¡Hola chefs!

Ya está el día de acción de gracias y no podíamos dejar que llegue sin compartir con vosotros la receta más típica, el centro gastronómico de la celebración: el pavo.

Tan importante es que se conoce a esta fiesta popularmente como “el día del pavo” (turkey day).

Además, para completar la receta os traemos dos de las salsas más típicas: cranberry sauce (salsa de arándanos) y applesauce (compota de manzana).

Para completar este plato, se suele servir también el gravy, una salsa preparada con el jugo que resulta de la cocción del pavo. (Actualización de 2018 al final de este post).

No os hacemos esperar más, ¡aquí tenéis la receta!

*Cuando preparé esta receta, cocinaba para poca gente (éramos sólo 5 personas). Por eso hice un pollo en vez de un pavo. Lo único que cambia es el tiempo del horno. Aquí os dejamos una infografía muy interesante de la web http://www.delish.com, que nos dice el tiempo de horneado dependiendo del peso del pavo (el peso viene en libras, pero san google os solucionará la conversión).infografia

[Haced click en la imagen para verla en grande]

INGREDIENTES:

– Pavo (en este caso yo he usado un pollo, pero el proceso es el mismo. Lo único que cambia es el tiempo de horneado).

– Mantequilla (nos 60-70g)

– 4 dientes de ajoimg_0237

– Hierbas provenzales

– 1 zanahoria

– ½ cebolla

– 3 manzanas

– 1 rama de canela

– 1 limón

– 1 naranja

– Azúcar moreno (50g)

– Azúcar blanco (40g)

– Arándanos (150g)

– Caldo de pollo (300ml) (*actualización de 2018)

ELABORACIÓN

Para el pavo:

  1. Precalentamos el horno a 200ºC
  2. Trituramos la mantequilla con el ajo. De esta forma quedará una pasta blanda.
  3. Pelamos y picamos la zanahoria. Pelamos y picamos Picamos la ½ cebolla y el medio limón en trozos no demasiado pequeños.img_0240
  4. Rellenamos el pavo. Después, atamos las piernas con cuerda de cocina, para que no se nos salga el relleno.
  5. Untamos bien toda la superficie del pavo con la pasta de mantequilla y ajo.img_0243
  6. Ponemos el pavo en una fuente apta para horno, con las pechugas para abajo. De esta manera, la parte de abajo tendrá menos calor (así nivelamos la cocción de todo el pavo, ya que los muslos suelen tardar más). Forramos también el final de las patas, para que no se queme.img_0244
  7. Cubrimos con papel de aluminio y lo metemos al horno unas 2 horas.img_0245
  8. Pasado ese tiempo, quitamos el papel de aluminio y volvemos a meter en el horno hasta que finalice la cocción. Dependiendo del peso del pavo, tardará más o menos. Calculad unos 4 horas en total por lo menos. De todas formas, la mejor manera de controlarlo es un con termómetro de carne (como el que veis en la foto). Cuando el interior llega a unos 70ºC es que ya está listo. Mi consejo: hacedlo con tiempo de sobra. Una vez listo, lo sacáis y unos 20 minutos o media hora antes de la cena (o comida), lo metéis al horno a unos 150ºC para calentarlo.
  9. El jugo que ha soltado el pavo lo reservamos para preparar el gravy.img_0301
  10. Emplatamos. Aquí os dejo un video estupendo de la gran Martha Steward, sobre cómo cortar y servir el pavo.img_0307

Para la compota de manzana (applesauce):

  1. Pelamos las manzanas y las cortamos en trozos grandes.img_0247
  2. En una cazuela pequeña añadimos los trozos de manzana, el zumo de la naranja, la rama de canela y el azucar y cubrimos con agua (medio vaso más o menos). Añadimos también el azúcar moreno (50g). Dejamos cocer (unos 20 minutos, hasta que con un tenedor la manzana se deshaga sin problema).img_0248
  3. Una vez cocidas, retiramos la rama de canela y trituramos bien las manzanas. Si nos ha quedado demasiado líquido, dejamos que se reduzca.img_0252

img_0255

Para la salsa de arándanos (cranberry sauce):

  1. Añadimos los arándanos en un cazo y cubrimos con agua (unos 70ml). Añadimos también el azúcar (40g)  y el zumo de medio limón y dejamos cocer unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando. Tened en cuenta que cuando se enfríe, la salsa se hará más densa. No lo dejéis demasiado tiempo en el fuego o tendréis una mermelada.img_0249

img_0302

 Para el gravy:

Lo cierto es que en las primeras cenas de Acción de Gracias que organicé, utilizaba el jugo del pavo como gravy, sin más.

No era mala opción, pero no era perfecto.

Y como la cocina se basa en aprender y mejorar, os cuento lo que he aprendido en estos últimos años (actualización de 2018).

El gravy es más que el jugo del pavo. Es una velouté hecha con éste, y caldo de pollo:

  1. Ponemos un cazo a fuego medio-bajo. Añadimos mantequilla (unos 50-60g) y, poco a poco, harina (unos 30g). Removemos bien para que se integre en una masa (roux) y no se pegue.
  2. Añadimos el jugo del pavo. Removemos bien hasta que esté bien integrado.
  3. Añadimos caldo de pollo (yo utilizo unos 300ml). Removemos bien hasta que esté bien integrado.
  4. Servimos en una salsera.

De esta manera, no sólo está -aún- más rico, también tendremos más cantidad. Porque, creedme, no existe tal cosa como “demasiado gravy. Es algo que nunca sobra.

Gravy

 

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Berenice Pérez dice:

    Me encantó tu recta. Ya la haré para Navidad o Acción de Gracias pero para el otro año!!! Saludos desde México 😊

    Le gusta a 1 persona

    1. DonMiguel dice:

      ¡Gracias Berenice! La verdad es que aunque sea típica de esas fiestas, es una receta perfecta para cualquier reunión de amigos 😉 ¡Un saludo desde España!

      Me gusta

Responder a DonMiguel Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s