Espinacas con garbanzos

¡Hola chefs!

Os traigo hoy uno de los platos más típicos de Sevilla. Para los que no hayáis estado en esta ciudad, debéis saber que es una maravilla salir a comer o a cenar de tapas. Con dos o tres tapas que, dependiendo del sitio rondan los 3 o 4 € es más que suficiente, con la ventaja añadida de que, de esta manera, podréis probar varios platos diferentes.

Como decía, una de las tapas (y platos) más típicos de la capital hispalense es sin duda las espinacas con garbanzos.

Aunque se puede degustar todo el año, es una receta típica de la cuaresma. Para los que no lo sepan, la cuaresma es, en la tradición cristiana, el periodo de cuarenta días que va desde el miércoles de ceniza hasta el jueves santo. Tradicionalmente, es un tiempo de preparación espiritual. En la gastronomía, este periodo está repleto de platos que no contienen carne, entre los que destacan el plato que os traemos hoy. Es una versión sencilla del potaje (que se hace también con bacalao).

De cualquier manera, religiones a parte, es un plato sencillo y lleno de sabor que podemos degustar en cualquier momento del año (aunque parece que apetece más en temporadas frías).

Antes de ponernos con la receta, hay que decir que la cantidad de espinacas y garbanzos es totalmente orientativa. Hay a quien le gusta este plato con más espinacas y a quien le gusta con más garbanzos.

Sigue leyendo

Anuncios